¿Información sobre el CDB?

La molécula de canabidiol fue identificada y aislada a principios del decenio de 1960. Numerosos estudios científicos han sacado a la luz desde entonces algunas de las peculiaridades de esta molécula de cannabis.

Se han realizado estudios sobre el CBD, estos son sólo estudios estadísticos y no tienen el valor de los estudios clínicos realizados en pacientes. Los beneficios que se atribuyen al Convenio sobre la Diversidad Biológica son el resultado de estas observaciones estadísticas. Los beneficios del CDB se reconocen de varias maneras.

Ausencia de efecto psicótico
En primer lugar, su ausencia de psicoactividad permite que se utilice en un paciente sin riesgo de deterioro de la función. Hay que recordar que la OMS, el organismo de las Naciones Unidas que hace recomendaciones en materia de salud, no clasifica el CDB como un estupefaciente.

Acciones fisiológicas
El CBD tiene propiedades analgésicas: el cannabidiol reduce la transmisión del dolor al cerebro. Tomar CBD reduciría la actividad inflamatoria debido al dolor crónico.

Los estudios han demostrado los efectos positivos del CBD en la ansiedad. Si es capaz de reducir el estrés y la ansiedad, el CBD sería un poderoso aliado en el tratamiento de una amplia gama de enfermedades mentales. O simplemente una forma de mejorar el bienestar personal.

Actualmente se están realizando estudios para validar la acción del CBD como agente neuroprotector. El CBD protegería del daño a las células del cerebro y del sistema nervioso central. Esto sería de particular interés en el tratamiento de enfermedades degenerativas como la enfermedad de Parkinson.

Inhibición de la proliferación de células cancerígenas
Los análisis científicos han demostrado que el CBD es capaz de producir estrés oxidativo que causa la muerte de ciertos tipos de células cancerosas. Se ha destacado el estrés oxidativo como posible factor en el desarrollo de varias enfermedades progresivas, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y el cáncer.

Aceite de CBD DOLOCAN

¿Qué es la CBD?

El cannabidiol, más conocido por su nombre abreviado CBD, es una molécula extraída del cannabis. La planta de cáñamo contiene docenas de componentes de tipo cannabinoide, de los cuales los más conocidos son el CBD y el THC (tetrahidrocannabinol). El CDB es, por lo tanto, un compuesto químico presente en la cannabis, al igual que el THC, pero en mayor cantidad que este último.

Extraído de las plantas de cannabis, el cannabidiol se presenta en forma aceitosa, que luego se incorpora fácilmente a una solución líquida. El CBD puede entonces ser consumido como aceite esencial o líquido vaporizador para cigarrillos electrónicos. Con la ayuda de la moda, el nombre CBD también se puede encontrar en los envases de muchos productos, especialmente los cosméticos. Este uso comercial de la terminología de la CDB sólo indica que una cierta cantidad de CDB, a menudo pequeña, está contenida en el producto final.

A diferencia del THC, el CBD no tiene un efecto psicoactivo en el cuerpo. Además, no causa ninguna adicción. Así que no se puede llamar droga. Por estas razones se autoriza su utilización en un marco jurídico y en determinadas condiciones.

La democratización de su uso en Europa se beneficia de una cierta vaguedad jurídica que hace que se considere “cannabis legal”. Sus beneficios terapéuticos han sido estudiados durante varios decenios y reconocidos en diversos campos de la medicina, de ahí el apodo de “cannabis terapéutico”.

El CBD se comercializa en forma de cristales, flores o polen en su configuración más natural. En forma de producto procesado, encontraremos e-liquidos y aceites esenciales o cápsulas sólidas. La industria cosmética utilizará extractos de CBD, cuya cantidad y calidad será difícil de controlar.

Molécula de cannabinoide tipo CBD
Image de origen: Molécula de CBD de tipo canabinoide

¿Cuáles son los efectos secundarios de la CBD?

A diferencia de la otra molécula conocida (THC) en el cannabis, el CBD no tiene un efecto psicotrópico y no es adictivo. Estos elementos fueron atestiguados en 2017 por la OMS (Organización Mundial de la Salud), un organismo de las Naciones Unidas que no clasifica el CDB como sustancia estupefaciente. Es por estas razones que se ve positivamente como una posible parte de un proceso terapéutico.

El CBD puede tener interacciones con una amplia gama de fármacos, desde los anticancerígenos hasta el Voltaren. En particular, la CBD puede cambiar la forma en que el hígado descompone ciertas drogas. Por lo tanto, antes de tomar CBD, es prudente comprobar con su médico la compatibilidad de la acción de CBD en estos tratamientos.

El uso concomitante del CBD con un régimen terapéutico que incluya un fármaco cuyo efecto sea alterado por el hígado puede potencialmente aumentar los efectos de este fármaco así como sus efectos secundarios. La contramedida habitual es reducir la dosis del tratamiento de la droga.

Además, el CBD tiene algunos efectos secundarios propios. Estos efectos secundarios se han observado en algunos casos, pero no son fatales. La CBD puede causar diarrea, alteraciones del apetito y sensaciones de cansancio e incluso somnolencia.

¿Es el CDB legal en Francia?

Apodado “cannabis legal” en Francia, el Convenio sobre la Diversidad Biológica se beneficia de un vacío legal en la interpretación de los textos sobre el consumo de productos de cannabis. La legislación francesa y la europea consideran legal una tasa de concentración de THC inferior al 0,2%, sin especificar si esta barrera se aplica a la planta cultivada o al producto acabado.

Por su parte, Mildeca (Misión Interministerial de Lucha contra las Drogas y la Conducción Adictiva), cuya opinión emitida en julio de 2018 es sólo consultiva, especifica que los productos no deben contener ningún rastro de THC. En cuanto a la ANSM (Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento), no distingue entre las diferentes moléculas de la cannabis y las clasifica todas en la categoría de productos estupefacientes.



En cuanto a la comercialización, presentar el CBD como un producto terapéutico o un remedio está prohibido por la ley en Francia. De hecho, sólo los médicos y los farmacéuticos están autorizados a prescribir y comercializar productos terapéuticos.

Sin embargo, la democratización del CDB se ha producido en Europa, beneficiándose de esta vaguedad normativa. Esta vaguedad se mantiene también por prácticas que difieren de un país a otro, lo que dificulta el rastreo de los productos acabados. El principal escollo está representado por la tasa de THC, cuyo umbral máximo autorizado es diferente a nivel europeo: 0,2% en Francia y Alemania, 0,6% en Italia, 1% en Suiza.

¿La CBD reduce el dolor?

El dolor crónico se refiere al dolor intenso en una zona específica del cuerpo. Puede ser fuerte hasta el punto de constituir una discapacidad al limitar la movilidad física de la persona. Los estudios estadísticos han demostrado que el uso de la CBD puede reducir los signos de dolor en personas que anteriormente sufrían de dolor crónico.

Como todos los mamíferos, el cuerpo humano tiene un sistema endocannabinoide. Este sistema – llamémoslo SEC – está compuesto de receptores distribuidos por todo el cuerpo. La SEC es útil para regular la respuesta inmunológica y la transmisión del dolor. Sin conocer las razones exactas, se sospecha que el CBD actúa sobre los receptores SEC para manipular la señal utilizada por el cuerpo humano para percibir el dolor. Esta paradoja se reflejó en un informe de Addiction Switzerland (una fundación privada e independiente), en estos términos “una duda positiva sobre los efectos analgésicos del CBD para reducir el dolor”.

Dolor crónico
Los estudios estadísticos sobre el tema muestran que el uso del CBD como tratamiento para reducir los efectos del dolor crónico produce resultados notables. El conjunto de evidencias sugiere que el uso de CBD puede reducir la inflamación y el dolor. Además, como no hay adicción al CBD, no es necesario aumentar las dosis ni considerar el retiro.

Migraña
“Una articulación para curar su migraña” Esto es más o menos lo que un equipo de investigadores italianos propuso en el último congreso de la Academia Europea de Neurología en junio de 2019. Y la asociación THC-CBD está produciendo resultados muy emocionantes.

Dolor causado por la artritis
El estudio más citado sobre el tema se realizó en ratas artríticas en el que se observó un alivio de la hinchazón e inflamación de las articulaciones y una reducción de la progresión de la destrucción de las mismas.

Sin embargo, no hay estudios de pacientes humanos sobre el tema. Sin embargo, el presunto rayo es favorable.

¿En qué forma se puede consumir el cbd?

El CBD es una molécula derivada del cannabis. Se puede consumir el producto natural (flor, polen, cristales) o un producto industrializado resultante de la extracción. La extracción de CBD de la hoja de cannabis produce un aceite que luego se incorpora a un producto acabado que se comercializa como una botella de aceite o e-liquid. Los cosméticos utilizan un aceite procedente del prensado en frío de las semillas de cáñamo.
A partir de estos productos, hay diferentes formas de consumirlos.

Comiendo CBD
Ya sea en forma cocida (cristales, aceite, semillas) o no cocida (píldora, aceite), es posible consumir CBD comiéndolo. Para la forma cocinada, es posible integrar aceite o cristales de CBD en cualquier tipo de alimento. Pero también es posible comer semillas de cáñamo como parte de una comida, como cualquier otro tipo de semilla que un vegetariano usaría. La mayor publicidad es el té en el CBD, que se toma a las 5 p.m. con una galleta.

Cuidando tu piel con CBD
El prensado en frío de las semillas de cáñamo produce un aceite que contiene CBD que se utiliza en la industria cosmética. Además de las propiedades debidas a las particularidades de la semilla de cáñamo (hidratación), el CBD aportaría un plus a la regeneración de la piel, especialmente en casos de quemaduras.

¿Cuál es el propósito del sistema endocannabinoide?

El sistema endocannabinoide (EDC) es un sistema que se descubrió inadvertidamente en el decenio de 1980, cuando los investigadores investigaban los efectos nocivos del cannabis en un intento por reducir la credibilidad de su uso. El SEC es un sistema que funciona con receptores (CB1 y CB2), de los cuales los cannabinoides son los mensajeros químicos. El sistema suele funcionar con cannabinoides endógenos.

Sin embargo, el estudio sobre la cannabis que condujo al descubrimiento de la SEC, demostró que podía funcionar con cannabinoides exógenos (fitocannabinoides, cannabinoides de plantas), con una respuesta mejor y más duradera a lo largo del tiempo. Así pues, mientras que los endocannabinoides se producen sólo a pedido y se destruyen inmediatamente después de su uso, los cannabinoides exógenos tienen una vida útil mucho más larga.

Por lo tanto, el THC en el cannabis se une y activa los receptores SEC CB1 como lo haría un cannabinoide endógeno. Así pues, el efecto del THC va más allá del simple efecto de “deslizamiento” considerado comúnmente como puramente psicológico y actúa en la transmisión de una cierta cantidad de información de la SEC.

El CBD no se une a los receptores, sino que bloquea el enlace THC – CB1 para limitar la acción del THC sobre el SEC. El CBD tiene poca influencia en el receptor CB2, pero es un factor importante para estimular la producción de endocannabinoides en el cuerpo.
El SEC es un sistema que actúa modulándolos en una serie de procesos, incluyendo :

– ansiedad,
– la transmisión del dolor,
– la respuesta inmune,
– el metabolismo, etc.

Mantener estos diferentes procesos en equilibrio se llama homeostasis. La homeostasis es un estado de equilibrio saludable de todos los procesos de un cuerpo. Y la Comisión de Valores y Bolsa es la garante de este constante estado de buen funcionamiento.

Dado que el conocimiento del sistema endocannabinoide es relativamente reciente, hay muchos elementos o efectos que todavía son poco o nada conocidos por nosotros.


¿Cuáles son los beneficios del cáñamo?

Por ignorancia, el cáñamo suele asociarse con la cannabis sólo en la imaginación popular. El cáñamo, al menos sus semillas y el aceite que se extrae de él, son excelentes nutrientes. La sustancia psicotrópica de la cannabis se encuentra principalmente en las hojas de la planta. La semilla de cáñamo no contiene sustancias psicoactivas.

Por otro lado, la semilla de cáñamo es rica en ácidos grasos insaturados (30% de los cuales son omega 3 y omega 6), ácidos grasos esenciales para el cuerpo. Esta contribución es apreciada por su acción reguladora del colesterol y por su acción preventiva en la lucha contra las enfermedades cardiovasculares.

La semilla de cáñamo es apreciada por los vegetarianos porque es alta en proteínas (25%, justo detrás de la soja). Además, como la quinua, proporciona los aminoácidos esenciales necesarios en nuestra dieta. Las proteínas que proporciona también se digieren mejor que las de otras fuentes vegetales. Un suplemento alimenticio para ser preferido por los vegetarianos que buscan algo nuevo.

La semilla de cáñamo también es rica en fibras solubles e insolubles. Las fibras insolubles son interesantes en la regulación del tránsito intestinal. La fibra soluble ayuda a controlar los niveles de glucosa en la sangre, lo que la convierte en un buen preventivo para la diabetes de tipo 2.

Su riqueza nutricional ha impulsado a la industria alimentaria a interesarse por esta semilla, tanto es así que hoy en día se comercializan diversos productos basados en la semilla de cáñamo, como barras de cereales, sustitutos del queso, mantequilla, tés de hierbas o café.

El otro componente que se extrae del cáñamo es el aceite que se extrae de la semilla de cáñamo. Más bien conocido por su uso en la industria cosmética, el aceite de cáñamo es apreciado por sus propiedades hidratantes, nutritivas y regeneradoras. Es un remedio perfecto para las quemaduras de la piel, ya sea para calmar una quemadura de navaja o los efectos de una quemadura solar. Algunas unidades de oncología la utilizan para aliviar la piel sometida a los efectos de la radioterapia.

¿Cuáles son los usos de la CBD en los cosméticos?

En los cosméticos se utiliza el aceite de semillas de cáñamo. A diferencia del aceite de CBD, que se extrae de las hojas de cáñamo, el aceite utilizado en los cosméticos se extrae por presión en frío de las semillas de cáñamo. Los productos de consumo derivados del aceite de semillas de cáñamo cubren una gran parte de los productos de cuidado y bienestar. Estos van desde hidratantes, aceites de masaje, bases, exfoliantes e incluso pastas de dientes.

El aceite de CBD utilizado en los cosméticos es apreciado por sus propiedades calmantes y su alto contenido de omega 3 y omega 6 (más rico que el aceite de argán). Al igual que la manteca de karité, el aceite de CBD es rico en ácidos grasos esenciales, útiles para una buena hidratación de la piel.
Pero son las características únicas de la CDB las que hacen que los cosméticos basados en aceite de CDB sean diferentes de los demás. La dermis es parte del sistema endocannabinoide. Como tal, tiene muchos receptores de CB2 que pueden ser activados por el CBD. La aplicación local de un cosmético basado en el CBD puede, por lo tanto, actuar como un tratamiento terapéutico, promoviendo una respuesta local a la inflamación de la piel.

Por extraño que parezca, el envase de las gamas de cosméticos que utilizan aceite de semillas de cáñamo presenta una hoja de cáñamo, aunque no se utilice en su fabricación. En los cosméticos para hombres, el énfasis en la hoja de cannabis es aún más exagerado, montando la ola de “chico malo”. Otra rareza, mientras que la existencia del sistema endocannabinoide sólo se conoce desde el decenio de 1990, la cadena The Body Shop ofrece una gama de cosméticos de cáñamo desde 1992.

¿Tiene el CBD cualidades antiinflamatorias?

La historia nos dice que las aplicaciones de la cannabis para el control del dolor eran conocidas por la medicina china hace varios milenios. Redescubiertas en el decenio de 1990 con la actualización del sistema endocannabinoide, las propiedades del CDB para actuar contra el dolor e iniciar una respuesta antiinflamatoria siguen siendo estudiadas por los científicos.

Sin embargo, ya se puede ver que el CBD es hoy en día una respuesta reconocida en el tratamiento del dolor y la inflamación. Por ejemplo, la Agencia Mundial Antidopaje ha retirado al CBD de la lista de sustancias dopantes, liberando su uso terapéutico para los atletas de alto rendimiento. Si bien el uso repetido de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos puede causar efectos secundarios importantes (efectos gastrointestinales como úlceras o acidez estomacal), la eficacia del CBD como medicamento antiinflamatorio está confirmada por estudios científicos y seguros.

La acción del CDB a nivel del sistema endocannabinoide para regular la percepción del dolor ha demostrado hoy en día tanto su eficacia como su inocuidad. Los procesos son largos de analizar y dependen de los diferentes casos, pero el sentimiento general de los investigadores con respecto al uso del CBD en una perspectiva antiinflamatoria es bastante optimista. Los estudios que informan de los mejores resultados en el tratamiento del dolor se han observado en pacientes con cáncer o artritis.

Hoy en día hay muchos productos basados en el CBD. La persona con dolor crónico puede aliviarlo usando uno o más de estos productos. Ya sea que se aplique tópicamente con una crema para un efecto rápido, o en forma de cápsula para un efecto más prolongado, la CBD será una ayuda efectiva en el tratamiento del dolor.